Empresa

No hay que tenerle miedo a la competencia sino a la incompetencia

No hay que tenerle miedo a la competencia sino a la incompetencia

Se lo oí hace poco a un Rector de la UNED, Juan Antonio Gimeno, y a los pocos días a un empresario. “Yo no le tengo miedo la competencia, por fuerte que sea, le tengo miedo a la incompetencia“.

Si en ámbitos tan diferenciados se escucha la misma cosa quizás tenemos que preocuparnos. ¿De dónde surgía tanta animadversión a la incompetencia?

Cogí papel y lápiz… y esta fue la lista de las incompetencias a las que se enfrentan muchas empresas:

  • No encuentro el personal formado que necesito. Tengo que pagar la formación en la empresa. Su formación curricular no me aporta casi nada.
  • La mayor parte de los servicios que pago son para burocracias de las administraciones públicas sin sentido.
  • No puedo ajustar mi plantilla adecuadamente,
  • Si voy al concurso de acreedores, es para cerrar la empresa.
  • Las administraciones me ve fundamentalmente como sujeto imponible, una fábrica de generar ingresos para ellas.
  • Se dictan regulaciones que no se adaptan a la realidad de las pequeñas empresas. La normativa de prevención de riesgos y otras similares es absolutamente inconcebible.
  • Si solicito alguna ayuda, subvención relacionada con el I+D, las tecnologías de la información, etc. es tal la complejidad y burocracia de las solicitudes que desanima por el solo el hecho de tener que tramitarlas.
  • El clima de confianza que me rodea está por los suelos… ¿tan difícil es restablecer la confianza económica?
  • En términos generales, percibo cada vez menos profesionalidad, eficiencia y más burocracia,
  • Noticias sobre corruptelas muy diversas.
  • Hay un ambiente empresarial escasamente estimulante y motivador..

Créditos imagen: Chiste de Forges



Video: Lo bueno y lo malo de hacer un Doctorado antes de los 30 años, con Peter Claeys (Mayo 2021).